¿Un emperador maragato?

                                                                                                                         Por Rosaly Senra

Los maragatos han sido célebres comerciantes, en especial de pescado, "desde el mar hasta los gatos’, dicen aquí, en Castrillo de Polvazares. Eso explica las "casas arrieras", con grandes puertas para el paso de carros, patios interiores que son el centro de organización de la casa, cuadras, y algunas grandes bodegas.

 

La leyenda y la historia se entremezclan como un cocido maragato, para decir que Castrillo de Polvazares fue el punto más al oeste dentro de Europa que Napoleón Bonaparte pisó.

El entonces emperador, llegó en la Nochevieja de 1808. Durmió aquí, donde intentaron matarlo. Pero lejos de eso, tuvo un romance fugaz del cual nació un hijo.

En los años siguientes, desoyendo todos los consejos cautelosos, el emperador francés  la emprendió contra los rusos, la antípoda europea de España, donde ya le estaba costando mucho sudor y sangre gobernar y mantener la ocupación. 

Quizás hasta hoy exista un Emperador por las calles de Castrillo de Polvazares.

Y los largos viajes viajes a caballo, quizás expliquen lo suculento del  Cocido maragato plato típico y famoso de toda la región de Astorga, León y en concreto de Castrillo de los Polvazares, “tierra de la Maragatería.”

 

Se sirve al revés: Primero las carnes del cocido, después las verduras, y finalmente la sopa del cocido.  Si se piensa en función de la digestión, tiene lógica.

 

La receta:

 

COCIDO MARGATO INGREDIENTES (para 4 personas):

400 gr. de garbanzos , 1 kg. de repollo.

½ kg. de morcilla de novillo, ½ kg. de lacón.

½ kg. de gallina, 4 chorizos para cocer.

150 gr. de tocino, 150 gr. de panceta.

4 manitas de cerdo,  ½ kg. de oreja, careta y morro de cerdo.

½ kg. de costilla de cerdo.

Natillas al caramelo con manteada de Astorga.

PARA EL RELLENO:

Un poco de morcillo, tocino, ajo, perejil, pan rallado y huevos.

 

PREPARACIÓN DEL COCIDO MARAGATO:

Ponga en remojo los garbanzos con un poco de sal durante doce horas. Pasado ese tiempo, cuezalos en una olla con abundante agua junto con toda la carne, a excepción del chorizo. Una vez cocido todo, saque la carne y déjela enfriar para poder trocearla.

En otra olla con agua hirviendo se echa el ropollo y el chorizo y se cuecen durante treinta minutos.

Para hacer el relleno, pique un poco de morcillo y tocino, añada unos huevos, el ajo, el perejil y el pan rallado. Prepare unas albóndigas y fríalas con abundante aceite. Como truco, se pueden cocer en el caldo del cocido maragato justo antes de servir.

A la hora de emplatar se sirven primeramente las carnes del cocido, después los garbanzos y el repollo, regado con un refrito de aceite, ajo y pimiento, y por último la sopa hecha con el caldo del cocido maragato y fideos finos.

Para rematar sirva las natillas.

Suficientes calorías para seguir por el camino de Santiago, ¿verdad?

 

Rosaly Senra, Programa Universo Literario, Universidad Federal de Minas Gerais. www.quitandasdeminas.blogspot.com