poesía

poesía (8)

Cada palavra dita é a voz de um morto.

Aniquilou-se quem se não velou

quem na voz, não em si, viveu absorto.

Se ser Homem é pouco, e grande só

Em dar voz ao valor das nossas penas

E ao que de sonho e nosso fica em nós

Do universo que por nós roçou

Se é maior ser um Deus, que diz apenas

Com a vida o que o Homem com a voz:

Maior ainda é ser como o Destino

Que tem o silencio por seu hino

E cuja face nunca se mostrou.

 

 

 

Diente de león

tan suelto del matojo,

siempre desprendiéndole

acordes al cielo.

 

Siempre vistiendo nubes.

Eléctiricas. Purpúreas.

 

El viento azul del solo

sopló en tus melenas.

Y esta vez sí

abriste en cruz

los brazos

de algodón.

 

Es primavera en Minnesota

y el Diente de León

riega el mundo

con lentejuelas amargas

de nieve purpurina.

 

 

 

trecho da "Poesia de Natal", de Vinicius de Moraes

 

 

Dueña de una impresionante producción literaria, Mariana Waskievicz estrena en "Teoría magacín".

 

"Não me olhe"

 

 

 

Fim?........Não!

 

 

 

Escribe Ana Pariente, desde Sevilla

Soy madrugadora y escribo en cualquier sitio que me haga feliz, hoy en la cama.

 

Amanece y el día se llena de luz y color, Andalucía es mi lugar, yo soy del Sur.

 

Minutos de reflexión en los que se cuela una sonrisa y en lo que me pregunto qué hay detrás de ella.

 

Dicen que detrás de una sonrisa suele haber tristeza o dolor (hoy afortunadamente no es mi caso).

 

El andaluz lo sabe bien, yo le he llegado a llamar los sonidos silenciosos, la comisura de los labios se eleva,

 

formando una curva feliz,  los labios entreabiertos parece decir lo que no dice maquillando la resignación, la

 

impotencia, el hastío, la necesidad.

 

En nuestra música si expresamos nuestros sentimientos, ya se sabe que las penas son menos si se

 

cantan con alegría.

 

Maravillosa dicotomía de cómo entendemos la vida.

 

Me tomo la libertad de transcribir los bellos versos de Manuel Machado, Cantares, que con un sentido

 

popular, describe prácticamente a Andalucía.

 

Vino, sentimiento, guitarra y poesía

 

hacen los cantares de la patria mía

 

Cantares…

 

Quien dice cantares dice Andalucía.

 

A la sombra fresca de la vieja parra,

 

un mozo moreno rasguea la guitarra…

 

Cantares…

 

 

Algo que acaricia y algo que desgarra.

 

La prima que canta y el bordón que llora…

 

y el tiempo callado se va hora tras hora.

 

Cantares…

 

Son dejos fatales de la raza mora.

 

No importa la vida, que ya está perdida,

 

y, después de todo, ¿qué es eso, la vida?

 

Cantares…

 

Cantando la pena, la pena se olvida

 

Madre, pena, suerte, pena, madre, muerte,

 

ojos negros, negros y negra la suerte…

 

 

En ellos el alma del alma se vierte.

 

Catares, Cantares de la patria mía,

 

quien dice cantares dice Andalucía.

 

Cantares…

 

No tiene mas notas la guitarra mía.

 

 

Tradução: Carla Caruso-Fernando Villalba

 

Forja

Con clavos de luz se sujeta el cielo

y otros asuntos de importancia, según se cuenta:

semáforos, ojos,

la noche en crucigrama

de los edificios.

 

Habrá que pedir a los gitanos

continuar con la forja.

 

  Sólo el ángel temporal

  les conoce los brazos azules,

  las camisas al vuelo

  de posibles amantes.                                                        

 

  Y el aire ya no espera,

  se retuerce en remolino

  en galopes de caballo,

  en sudores de crin y    

       hierbabuena.

 

  En lluvias veraniegas 

  de nieve

  y otros beneficios.

 

 

  Sólo el ángel templado

  del acero

  les sirve de zapatos.

 

Inminentes ladrones

 hurgan desde el cielo.

Y el aire se enrarece

con las púas de los coches.

 

Y vuelos al ras de garzas blancas

llevan el día, la jornada usada

a sitios del oeste

donde más necesitan.

 

  El peso indomable

  de la polución

  descuelga los broches y las nubes                   

  sueltan las melenas.

 

Una ranura eléctrica

ata el instante al suelo.

Sólo así descarga

sólo así rezonga

Dios.

 

Habrá que abstenerse

de robar.

 

  Fernando Villalba Primer premio concurso María Eloisa Garcia Lorca 2014, 

  Unión de Escritores de España.  

 

 

Rosedal


De cemento y Haroldo,
                                                        el Arca.
Mordida de tiempo, 
                                                      el Arca.
Vientre de madre,
salas, aires de templo
                                                       el Arca.

Y la lluvia no para.

 

Fernando Villalba

 

Poema ganador en el concurso de poesía "E por falar em casa das Rosas".

LOS DIEZ POEMAS GANADORES PUEDEN VERSE AQUI